Sellan grietas en el menhir de Kurtzegan un año después de su levantamiento

on .

Es uno de los tres únicos menhires catalogados por el Gobierno vasco en Bizkaia y uno de los más importantes de Euskal Herria. Un año después de su puesta en pie, el menhir de Kurtzegan, ubicado en el Parque Natural de Gorbea, acaba de ver culminados los primeros trabajos de mantenimiento, que han consistido en el sellado de pequeñas grietas en un «pequeño fragmento descascarillado» en la unión de las dos gigantes piedras que conforman esta pieza megalítica prehistórica. «Se han colocado nuevos morteros de sellado y microsellado de grietas y fisuras en las zonas en las que se habían observado pequeñas pérdidas debido a la acción de los agentes atmosféricos», informaron desde la Diputación.
 
Con cerca de ocho toneladas de peso y 5,40 metros de altura, el menhir fue reconstruido y levantado en julio de 2011. Las tres grandes piezas a las que se vio reducido tras su derrumbe permanecían tumbadas posiblemente desde épocas prehistóricas por problemas de estabilidad, como sucede en más del 80% de estos casos, según explica el arqueólogo Juan Carlos López Quintana, quien dirigió la actuación sobre el menhir. Para su puesta en pie se utilizó un sistema novedoso en Europa, que buscaba la menor agresión a la roca.

Fecha de noticia: 9/10/2012
Fuente original: www.elcorreo.com
http://www.elcorreo.com/vizcaya/v/20121009/vizcaya/sellan-grietas-menhir-kurtzegan-20121009.html

La diputación foral de Bizkaia culmina trabajos de mantenimiento en el Menhir de Kurtzegan, en el parque natural de Gorbeia

on .

La pieza reconstruida es una muestra arqueológica de 5,40 metros de altura, uno de los restos megalíticos más importantes de Euskadi, ubicado en el collado de Kurtzegan, en Orozko. En las últimas semanas, se han llevado a cabo una serie de acciones para asegurar su buen estado.

Menhir KurtzegainEl menhir de Kurtzegan que fue reconstruido y levantado la Diputación Foral de Bizkaia, consta de tres grandes piezas (ortostatos de arenisca albiense) que corresponden a una misma pieza imponente de gran envergadura y que con los avatares del tiempo fueron desplomándose y quedando en el suelo. Tras un año desde que se pusiera en pie, este verano se han llevado a cabo trabajos de mantenimiento para sellar las grietas y garantizar su buen estado. Se han colocado nuevos morteros de selladoy microsellado de grietas y fisuras en las zonas en las que se habían observado pequeñas prérdidas debido a la acción de los agentes atmosféricos.

Tras esta revisión del estado de conservación del menhir, la Diputación afirma que la pieza se encuentra en buen estado de conservación y que los tratamientos realizados han dado un buen resultado, y que han favorecido su conservación y su puesta en valor.

Características del menhir

Los estudios realizados antes de su recuperación descubrieron que dos de los bloques que se encontraban en el suelo pertenecían a una misma pieza de 5,40 metros de longitud. En abril de 2006, se desplomaba por causas desconocidas, el único ortostato que se encontraba en pie, concretamente el correspondiente a la parte superior del menhir, con unas dimensiones de 2,06 metros de longitud, 1,05 metros de anchura y 0,32 metros de grosor.

La pieza inferior que sostiene a la descrita anteriormente tiene una dimensión mayor que la anterior de 3,72 metros de longitud, 1,12 metros de anchura y 0,35 metros de grosor y ensambla perfectamente con el bloque 1.

La tercera pieza, con una estratificación diferente, según los estudios, pudiera haber tenido una función de calzo o elemento de sujeción, teniendo en cuenta el gran volumen del menhir de siete toneladas de peso.

La reconstrucción de los ortostatos ensamblados, uno encima de otro, revelan un menhir de 5,40 metros de longitud, con una fractura lateral en su base y entalladuras en las piezas, que insinúan cierto aspecto antropomorfo y muestras nítidas de talla del bloque.

Sistema de sujeción

Uno de los interrogantes del proceso de análisis del menhir fue el referente al sistema de sujeción. Un aspecto muy difícil de explicar con los datos recuperados durante la excavación. Los expertos indicaron que era “tremendamente complicado garantizar la estabilidad de un menhir de 5,40metros de altura dentro de una fosa de 0,70 metros de profundidad. Parece claro que los bloques de relleno de la fosa debieron de actuar como calces o cuñas de sujeción, y es probable que el ortostato de menor envergadura desempeñara un papel fundamental como elemento de sustentación del monumento”.

Los estudios realizados en Kurtzegana están enmarcados dentro del proyecto de investigación sobre la Prehistoria de Gorbeia, impulsado por el Servicio de Conservación y Espacios Naturales Protegidos de la Diputación Foral de Bizkaia, con el objetivo, entre otros, de estudiar los procesos de ocupación humana durante la primera mitad del Holoceno en el área alta de la montaña del Gorbeia.

Fecha de noticia: 8/10/2012
Fuente original: www.bizkaia.net
http://www.bizkaia.net/home2/Bizkaimedia/Contenido_Noticia.asp?Not_Codigo=10857&Idioma=CA